miradascelestes

martes, mayo 15, 2007

El sonido de los cubiertos contra los platos rompen el infinito instante en el que estoy posada sobre el rostro del que hasta ayer me miraba regalándome el ensueño entre su piel. Perdida, vagando entre lo que fue y lo que pudo ser, me arrepiento de no insistir. Un pedacito de su aliento se queda atorado entre el pensamiento y mi sentir mientras un abrazo termina la faena del encuentro.

Perpetuas miradas se estacionaron en los techos de las casas, en la gente que trata de ganarse la vida robando, cantando, gritando, andando. A lo mejor quedarse dormido en la acera donde la gente ya te ve como parte de un paisaje, es más gratificante que ser una estatua gorda llena de palomas. Quizás será mucho más alegre hacer chillar los dientes mientras miras el rostro de esa mujer a medio vestir intentando una sonrisa dibujada.

El agua intenta limpiar la inmundicia que se posa alrededor y sin embargo su trayecto es triste e implacable con la ausencia de naturaleza. La ciudad se extiende para evitar los encuentros, un lugar imperfecto para querer unirse, un lugar impertinente que no deja que las palabras lentas surjan en medio de la rapidez.

Donde empieza la danza de los fantasmas? Justo cuando los ojos se cierran y la respiración se entrecorta mientras el nudo arremete en la garganta. Un “botón” de encendido sin opciones de apagar, porque el manual de instrucciones en este caso ha caducado, se mete en las entrañas hasta que carcome las ganas. Lo invalidamos. Ahora estamos en medio de un cielo que nos arropa, en la soledad de un vagón y la nocturna noche rasgada de imágenes amarradas con el más sutil de los lazos.

Ahora tus pasos se desplazan al revés, recordando los que te pusieron cerca de mi respirar y una oportunidad es suplicada en el más espantoso silencio, allí donde el grito retumba. Grito al que no se le permite existir, pues su nacimiento destrozaría el alma. El corazón calla mientras escucho tu voz.



Para siempre, un abrazo para siempre. Sellado con un beso. Sellado, para siempre sellado en la estación…

3 Comentarios:

  • el lento discurrir de nuestra deseperación e impávida muerte....

    besotes

    Por Blogger Hôichi, A la/s 5:51 a. m.  

  • estupendo!!
    wow! es que ya a estas alturas es complicado, casi imposible decir q este o aquel escrito es mejor que este o el otro!

    Muy bien dama!

    No habia podido comentarle, no sé por qué, pero no me cargaba jaja..

    Un beso!

    Por Blogger Kadannek, A la/s 4:53 p. m.  

  • Después de leerte te dejo este regalo:

    Es realmente triste que hoy no hayas venido
    Se me pasan las horas y veo caer el sol del medio día
    doy vueltas y mas vueltas sin que te vea venir
    y sin embargo creo que vienes todavía.

    Es realmente triste que hoy no hayas venido
    y se me acercan las sombras escuchando un ruido
    parece que te acercas, parece que te has ido.

    Pero se fue la tarde y ya casi a oscuras
    parece que te viera llamandome en tus manos
    y yo casi te abrazo creyendo que has venido.

    Recibe un beso en tu alma.

    Por Anonymous gerardo, A la/s 9:49 p. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal